J Balvin el colombiano reguetonero que hace historia.

Recientemente logró lo que ningún otro colombiano había conseguido y lo que solo alcanza un número muy restringido de músicos: ser el más escuchado del mundo en la plataforma Spotify, con más de 48 millones de oyentes mensuales. Un hito con el que desbancó a intérpretes de la talla del rapero Drake –quien ocupaba ese lugar privilegiado hasta esta semana–, la diva del pop Dua Lipa y el polémico Kanye West.

The New York Times dijo de él que “está reescribiendo las reglas de lo que significa ser una superestrella latina en una época de teléfonos inteligentes y redes sociales”. No es para menos: tiene 22.8 millones de seguidores en Instagram y suma más de 3,000 millones de reproducciones en YouTube.

  • Fiesta tropical y sinfónica para Nory

El hombre detrás de estas cifras colosales se llama José Álvaro Osorio Balvin, pero son pocos los que lo conocen por el nombre que aparece en su cédula de ciudadanía. Él es J Balvin a secas, un paisa de 33 años que ha cautivado al mundo con su reguetón pegadizo, renovado y más bien alejado del machismo que caracteriza el género y a otros reguetoneros.

Su apuesta no es por las letras sexistas y las narrativas que denigran de forma explícita a las mujeres, aunque no se priva de la estética que identifica el reguetón: coches lujosos, joyas ostentosas y despampanantes acompañantes mujeres.

Y ha demostrado que la fórmula funciona: su canción “X”, que canta mano a mano con Nicky Jam, suma 337 millones de escuchas en Spotify. En YouTube, el video atesora 979 millones de reproducciones.

Pero no solo el público lo avala; sus colegas también lo buscan. Ha colaborado con lo más nutrido del mundo musical: Beyoncé, Pharrel Williams, Justin Bieber, Sean Paul, Major Lazer, Daddy Yankee, Don Omar, French Montana, Camila Cabello y un largo etcétera.

Nadie quiere perder la oportunidad de codearse con la gallina de los huevos de oro, el artista colombiano más importante del momento, incluso por encima de sus compatriotas Shakira, Maluma y Juanes.

El éxito que acumula este reguetonero, nacido en Medellín, no es fortuito. Lo avalan más de 10 años de carrera y una personalidad disciplinada, metódica, paciente y ambiciosa, como ha reiterado él mismo en diversas entrevistas. “Pienso mucho y creo mucho; estoy pensando en el futuro todo el tiempo. Siempre he dicho que mi música es calle, pero elegante. Puedes mantener tu esencia y saberlo contar”, contó en la revista Carrusel.

Carrera meteórica

Con apenas 17 años viajó a Nueva York para probar suerte como artista. En esa etapa afianzó su gusto por la música urbana, que reemplazó su predilección por los grupos de rock como Nirvana o Metallica.

El joven nunca logró su objetivo de convertirse en una gran estrella en la Gran Manzana. De hecho, durante su estancia en EUA (también vivió en Miami) tuvo que trabajar como obrero y pintando casas; decidió regresar a casa y empezar de cero.

Balvin aterrizó formalmente en la escena musical tarde, en 2009, cuando Don Omar, Wisin y Yandel, y Daddy Yankee, al que considera el Jay Z del género, eran los reyes del reguetón. De este último dijo: “Antes lo imitaba. Pero cuando entendí que no hay cama pa’ tanta gente, fui descubriendo mi identidad”.

“Ella me cautivó”, su primer sencillo serio, le valió el reconocimiento de las emisoras latinoamericanas y logró colarse en el número 35 de la lista Tropical Songs de la revista Billboard. Era solo el principio.

Su catapulta fue el álbum “La familia”, de 2013, con el que reformuló la esencia del reguetón. Obtuvo su primera nominación a los premios Grammy Latino, en 2014. Ese mismo año llegaría su gran éxito internacional con “Ay vamos”, con el que ganó su primer Grammy Latino en 2015. A este le siguieron “Ginza” (2015) y “Mi gente” (2016), y su imparable ascenso como referente del reguetón en su versión menos agresiva y más electrónica.

Related Posts

Cargando ...